John Wick

s

Tiros, tiros, piña, tiros, toma de lucha libre, tiros, patada, tiros. Mientras, una música electrónica y psicodélica suena de fondo. Eso sucede una y otra vez en la película John Wick, protagonizada por Keanu Reeves. La premisa es simple: un sicario retirado, luego de perder a su esposa y de que le asesinen a su perro sale de su exilio para vengarse con todo y contra todos.

El film está dirigido por Chad Stahelski, un famoso coordinador y actor de escenas de riesgo (Sherlock Holmes, Los juegos del hambre: En llamas, V de Venganza, Matrix). Es su primer film como director y es un éxito, su conocimiento sobre escenas de acción y experiencia se observa en cada una de las grandes escenas de acción perfectamente coreografiadas y planeadas.

A Keanu le sale bien el papel del imperturbable y determinado Wick. Tampoco se le pide mucho en cuanto actuación. Pero si tiene grandes escenas de acción. Su personaje es el sueño de todo fanático de acción. Su nombre genera terror y ganas de salir corriendo, su precisión y naturalidad lo hacen imbatible, y su fama lo precede. Como dice uno de los personajes:

Él no es el cuco. Él es quien llamas cuando quieres matar al cuco.

En el film también lo acompañan Willem Dafoe (el gran Duende Verde) como un gran francotirador, Michael Nyqvist (Mikael Blomkvist de la versión sueca de la trilogía Millenium) y Alfie Allen (el pobre Theon Greyjoy de Game of Thrones).

a

John Wick no es una gran historia, ni una película que merezca cientos de premios. Pero sí es un gran película de acción, entretenida, violenta y con mucha adrenalina. Genera satisfacción, esa satisfacción perversa y morbosa de ver pagar a quienes hicieron el mal. El espectador hincha por John y quiere que no deje ni uno vivo, que destruya todo lo que se meta en su camino. La música agrega emoción y hace de las escenas de pelea un hermoso baile agresivo y con un final letal.

Otro gran punto a favor son las locaciones de las tomas, entre ellas se destaca aquella que ocurre en un club nocturno. Las luces de colores, los lásers y las sombras hacen un juego atractivo visualmente que, en momentos, junto a la música lo transforma en un juego de acción. Es una gran vuelta para Keanu Reeves, luego de su fracaso en 47 Ronin y podría ser el inicio de un largo camino para John Wick.

Por Eliana Gimenez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s