The fall

q

The fall la película de 2006 dirigida por Tarsem Singh es visualmente perfecta. La historia sucede en Los Angeles en 1920, la protagonista es una nena llamada Alexandria que se encuentra hospitalizada por su brazo fracturado y entabla una relación con Roy un paciente de treinta años, internado y deprimido, interpretado por Lee Pace. Cada vez que ella va a visitarlo, él le cuenta una parte de una historia fantástica con cinco héroes. Las escenas que él narra quitan el aliento. Los colores de sus vestimentas, las tomas en el desierto contrastando el azul del cielo con el naranja de la arena, los lugares en los que sucede la acción, todo eso está elegido, seleccionado y pensado hasta el más último detalle, y el resultado es una de las películas más atractivas visualmente que he tenido el placer de ver.

En el transcurso de la película constantemente salta de la ficción a la realidad. Desde el inicio el espectador se encariña con la nena quien rebosa inocencia, diversión y bondad. Ella por su parte se queda deslumbrada por Roy, por su capacidad de contarle historias que para ella son verdad. Queda fascinada por sus personajes, sus conflictos, sus peleas con los villanos y todos los días va en busca de más. Pero Roy aunque le divierte contar historias tiene su propio pasado del que no logra desligarse y sus fantasmas que necesita acallar. Enredará a Alexandria tanto en sus fantasías como en su oscura realidad.

sf

Cuando uno no está siendo anonadado o fascinado por las escenas de fantasías y sus colores, personajes, peleas que hablan a la imaginación libre y loca de la infancia, está involucrándose con las vidas reales de Roy y Alexandria. Queriendo cuidarlos, preocupándose y esperando que tengan un final feliz. The fall es de esas películas que se quedan con uno, que generan sensaciones fuertes y respuestas honestas del espectador. Y su principal fuerte es la relación de Roy y Alexandria. Es una relación extraña, fuerte y profunda. Él es la adultez, los problemas terribles, la oscuridad amenazante, la resignación y la desesperanza. Es todo lo que se adquiere cuando se pierde la infancia. Alexandria en cambio es todo lo hermoso de la infancia. Es creer en un final feliz, es tener esperanza siempre, es lo puro, es lo ingenuo de no entender lo malo, lo perverso, es la imaginación y el creer que toda la fantasía es realidad. Y aunque sean tan opuestos, o tal vez justamente por eso ellos se encuentran ligados y entablan una hermosa relación para presenciar.

00

The fall es un film que hay que ver. Ya sea por su increíble cinematografía, sus vívidas fantasías, sus enredos, sus personajes extraños, su mezcla precisa de realidad y ficción o, simplemente, por ver a Roy y Alexandria juntos. Pero hay que verla. Aunque sea para recordar todo lo bueno que puede ser la infancia y todo lo desgarrador que puede tener la adultez.

Y, además, está Lee Pace.

Por Eliana Gimenez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s